Antes de cosechar no olviden el lavado de raíces

el
Categorías: Autocultivo y cultura, Growing

El lavado de raíces es el as bajo la mano de muchxs cultivadorxs para darle un gran sabor y evitar el indeseado efecto “regañón” que todxs hemos sentido. Es bastante sencillo y elevará el nivel de tu cultivo de inmediato.

Al fumar cannabis, todxs hemos sentido, probablemente en varias ocasiones, que nos quema toda la garganta y que nuestros pulmones van a salirse por tanta tos. Esta experiencia puede arruinar el gusto de probar tu cosecha o la de unx amigx. Estas sensaciones son porque quedan nutrientes “atrapados” en tu sustrato y raíces; para eliminarlos lo mejor es hacer un lavado de raíces.

El lavado de raíces o flush es la práctica de diluir los nutrientes que quedan en el sustrato y en las raíces de tus plantas con agua. Es muy sencillo, pero hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Debes utilizar tres veces el volumen de tus macetas; es decir, si tienes una maceta de 11 litros, debes usar 33 litros de agua (no es nada ecológico, por lo que sugerimos reutilizarla después del lavado).
  • El agua no debe tener fertilizantes
  • El agua debe tener un PH de 6
  • El modo para agregar el agua es regar hasta que se saturen las macetas y esperar a que se drene por sus orificios.
  • Poco después de comenzar, observarás cómo el líquido que sale debajo se vuelve transparente. Esto es bueno ya que solo esta drenando agua sin químicos.
  • La única contra del lavado es que estresa a tu cultivo, por eso no se recomienda durante la floración y unicamente una semana antes de cosechar.
  • Si tienes suelo vivo, NO REALICES LAVADO ya que destruirías el ecosistema que creaste.

Esta es una práctica útil para terminar tu cosecha de la mejor manera antes de secar y trimmear tu cultivo.

¡Buenos humos y felices cosechas!

Fuente portada: Leafly