Cuatro cuidados básicos para las raíces cannábicas

el
Categorías: Autocultivo y cultura, Educación y Cultura, Growing

Continuamos con el serial de cultivo. Esta vez, hablaremos sobre cuatro cuidados básicos para las raíces de tus plantas de cannabis (así como otras plantas en general), y por qué son la parte fundamental para tener cosechas de primera.

El sistema radicular es el conjunto de raíces de diferentes tamaños que sirven para absorber el agua y nutrientes del suelo (ya sea campo abierto, sustrato o hidroponía). Digamos que son la “boca” de tus plantas y, como todo lo demás, necesitan cuidados.

Raíces creciendo en suelo
Raíces en el suelo

Además de nutrir, las raíces comunican a las plantas con otras de su misma especie. El uso de micorrizas (hongos benéficos) es beneficioso, ya que se unen para colaborar con la nutrición.

germinados de cannabis con sus radículas blancas recién crecidas.
Radícula de semillas germiandas

Lo que parecen “colitas blancas”, que salen de la semilla al momento de germinar, es la raíz principal. Cuando esté en el suelo, crecerá verticalmente y desarrollará ramificaciones (raíces secundarias) que se extenderán dependiendo del tamaño de tus macetas, o el espacio que dispongas para cultivar (en exterior las raíces crecen mucho más) y al final tendrá las raíces capitales.

Sistema de raíces en blanco y negro
Sistema radicular. Fuente: Wikimedia

Cuidados

Cuando estemos cultivando debemos tomar en cuenta cuatro cuidados básicos para tener un sistema de raíces sano:

Drenaje: Los sustratos o suelos muy compactos pueden guardar humedad y esto genera hongos que podrían infectar las raíces y tornarlas color café. Esta infección podría reducir la producción e incluso matar a tu planta. Agregar al suelo perlita y vemiculita ayudan a prevenir este problema.

Agua: Mantenerla con un PH de 6-6.5.

Aire: Podría sonar descabellado, pero las raíces necesitan oxigenación para producir nutrientes que la planta necesita. Lo mejor es esperar a que se seque la tierra y volver a regar. *SOBREREGAR produce estrés, hongos y podrías ahogar a la planta.

Espacio: Las raíces necesitan extenderse. Cuando una maceta le queda chica a una planta, sus raíces sobresalen del recipiente, además de que necesitarás regar más tus plantas porque absorben más agua de lo que el medio podrá guardar. Lo recomendable es colocarlas en un recipiente final de 11L en interior, y hasta de 30L en exterior.

PRO TIPS:

Ejemplo de maceta air grower con un árbol
Ejemplo de maceta “air grower”. Fuente: Hidroponia.mx
  • Las macetas tipo air grower ayudan a que haya oxígeno en las raíces y permite podarlas en caso de que sobresalgan.
  • El uso de micorrizas ayuda a que las plantas absorban los micro-nutrientes necesarios para tener cultivos sanos y fuertes. *Las puedes encontrar en grow shops.
  • Lavar las raíces antes de pasar a floración, y una semana antes de la cosecha, ayudará a que no queden residuos minerales en las flores, lo que da el sabor metálico al fumarlas o vaporizarlas.

Estos son algunos cuidados básicos que necesitan las raíces. Es necesario repetir que son la parte más importante de las plantas, pero al estar bajo tierra, muchos cultivadores lo olvidan. Sin embargo, el correcto cuidado de estas traerá plantas sanas y fuertes, y por lo tanto, mejores cosechas. ¡Feliz Cultivo y buenos humos!

Fuente de foto de portada: Royal Queen Seeds.

Todo lo que necesitas para tu primer cultivo