Del Desierto de Sonora al Burning Man: James Oroc, el 5-MeO-DMT y el sapo

Un sapo del desierto de Sonora genera una sustancia que produce efectos psicodélicos. La molécula que este pequeño animal sintetiza naturalmente, la llamada 5-MeO-DMT, es una molécula que despertó el interés del ser humano y desde hace mucho tiempo lo utiliza para usos rituales. James Oroc fue uno de estos seres humanos que, a sus 36 años, comenzó a experimentar con ella y poco después escribió el libro “Tryptamine Palace”, obra imperdible para conocer esta triptamina y sus efectos para reducir riesgos o encontrar sanación.

James Oroc iba a cumplir 36 años cuando fumó 5-MeO-DMT por primera vez. Estaba recostado en un colchón en la casa de uno de sus amigos. Cuenta que lo hizo sin darle mayor importancia, de forma un tanto descuidada. Sin embargo, dice que cuando exhaló el humo de la pipa entró en contacto con una fuerza mucho más grande de lo que nunca pudo imaginar. Siendo ateo, asegura que reconoció por primera vez la existencia de Dios bajo los efectos de esta molécula y ese día se convirtió en uno de los más importantes de su vida. 

Como en aquella época aún era legal, compró grandes cantidades de 5-MeO-DMT a un laboratorio que se lo vendió por internet y comenzó a explorar sus efectos. Durante seis años de uso regular de 5-MeO-DMT, Oroc llegó a la conclusión de que el mundo puede cambiar si el 5-MeO-DMT llega a popularizarse. Inspirado por esta idea escribió su libro Tryptamine palace (Park Street Press, 2009)

En la primera parte habla de sus experiencias, del importante tema de la dosificación y de la historia de la molécula. Después cuenta su viaje al desierto de Sonora en México, donde pudo probar el 5-MeO-DMT de su fuente orgánica (como veneno de sapo, Bufo Alvarius), lo cual le gustó más. Luego relata sus experiencias fumando en el festival Burning Man y a lo largo de un viaje a la India. Por último se dedica a especular acerca de las posibles explicaciones de la física cuántica a sus experiencias místicas con la molécula, las cuales describe en estos términos:

  1. Disolución en fractales de luz blanca hasta la exhalación del 5-MeO-DMT.
  2. Una sensación de ser transportado a través de una luz blanca-brillante aceleradamente y la posible aparición de guías espirituales y varias manifestaciones.
  3. El reconocimiento de la unidad de todo y de que el amor es el principio que organiza el universo. La intuición de que tu vida entera ha llegado a ese momento en el tiempo, y la necesidad de “dejar ir” tu propia identidad.
  4. A lo cual sigue la completa disolución de la asociación con la identidad del ego y cualquier concepto del tiempo, conforme me disuelvo en resonancia con el Uno, con Dios/Diosa (“Conciencia Absoluta”).
  5. La reintroducción de la identidad causa una rápida y desorientadora transición de regreso a la restricción de la conciencia y el regreso a “mi” ego.
  6. Una abrupta re-posesión de mi cuerpo físico conforme los últimos efectos del 5-MeO-DMT desaparecen.
  7. Un periodo de resonancia que va desvaneciéndose entre la conciencia física (conciencia con ‘c’ minúscula) y la conciencia de la Mente de Dios (Mente con ‘M’ mayúscula), conforme regreso a mi estado normal anterior. (*)
james oroc
James Oroc

Oroc enfatiza que esas son sus experiencias y no necesariamente las que vayan a tener otras personas, pero cree que la clave de todo es soltar el miedo, rendirse y dejarse ir por completo:

“Conforme me dejo ir experimento la disolución hacia un omnisciente estado de Unicidad, un lugar donde no hay diferencia entre Dios, el universo físico o yo. Hemos dejado de existir como entidades separadas y ahora resonamos como Uno. Resueno con la posesión de un conocimiento que irradia con el más seguro sentido de Amor. Un Amor que está en todo y es todo, y es mucho más. Una conciencia de Amor más inteligente que cualquier cosa que hayamos conocido, un Amor tan grande que desafía la necesidad de una forma física y sin embargo, paradójicamente se realiza en sí mismo, en nosotros y en toda la creación. Om. Me convierto en ese Amor y sé que todo es Uno, todo es: Dios.” (*)

De acuerdo a sus observaciones puede haber dos tipos de viajes, dosis bajas proporcionan un viaje muy físico, de alguna manera psicodélico, en el que tu conciencia permanece dentro del ambiente físico”; mientras que dosis altas (las cuales son diferentes para cada persona), hacen que “tu conciencia deje de ser contenida por tu cuerpo, abandonando el caparazón de tu ego”. Para él, sólo esta última es una verdadera experiencia de 5-MeO-DMT y sólo puede llegarse a ella con total entrega, ya que cualquier pequeño miedo, como el que ocasiona resistirse a la experiencia, precipita una cascada de miedos que pueden convertirse en terror, pues una vez que entras a la experiencia, no hay nada que puedas hacer para salirte, ni puedes ejercer el más mínimo control sobre ella.

En memoria de James Oroc, QEPD.

Más información en: mind-surf.net/drogas/5meodmt-Sapo-Bufo-Alvarius.html

Portadasapo

Oroc, James, Tryptamine palace, 5-MeO-DMT and the Sonoran Desert Toad, Park Street Press, USA, 2009.

Deja una respuesta