El final feliz de tu cultivo: secado, manicurado y curado

el
Categorías: Autocultivo y cultura, Growing

Después de alimentar y cuidar tu cultivo, llega el momento de cortar y así concluir felizmente tu cultivo. Esta entrada es sobre como cosechar, secar, trimmear y curar cannabis.

Tras algunos meses (depende de la variedad de cannabis y el tipo de semillas que uses) llega el tiempo de tu cosecha. Es un poco triste terminar con meses de trabajo, pero recuerda que el objetivo son los cogollos. Ya sean para tinturas o para fumar, ese ahí donde está la mayor parte de los cannabinoides.

Corte:

Lo que necesitas para cosechar son unas tijeras afiladas y guantes de nitrilo (los venden en tiendas de cultivo). Antes de cortar el tallo es recomendable cortar las hojas de viento (las más grandes) antes.

Trimming o manicura:

La segunda parada en el proceso de cosecha es la manicura o trimming. Hay que cortar ramas cortas con hojas, pequeñas hojas cerca de los cogollos y las hojas que no tienen tricomas (sugarleaves).

Cuando ves una flor recién cosechada está llena de ramas y hojas en lugares pequeños. Para llegar a esos lugares necesitas unas tijeras finas de manicura como estas:

tijeras
Tijeras para trimming

El objetivo es darle la forma al cogollo sin hojas, ramas y solo con los calices de las flores hembras.

Este es un caliz de cannabis hembra. Fuente Hightimes.

Hay quienes trimmean antes del secado, y quienes prefieren hacerlo después. Ambas formas son válidas; la primera es la más fácil ya que al inicio los cogollos todavía tienen agua y es más flexible manipularlos. El segundo método da resultados muy bonitos, pero necesitas más experiencia y práctica por lo frágil que son las flores.

Secado:

Después de trimmear o cosechar, viene el secado. Aquí hay que quitar toda el agua que aún tienen tus plantas, para así obtener un producto fumable y de calidad. La mejor manera es colgar la cosecha boca abajo en ganchos.

El cuarto ideal para secar tiene que estar oscuro, aireado, con una humedad de 45% a 50% para mantener tanto terpenos como cannabinoides y solo evaporar agua. Tener más agua en el aire, permitirá la entrada de hongos, mientras que una menor cantidad secaría muy rápido las flores eliminando muchos terpenos de la planta

La mejor manera de saber si tus flores están listas para avanzar al paso final es doblar una rama, si se dobla está humeda y necesita más tiempo, y si se rompe, está lista.

Curado:

El último paso de todo cultivo es curar tus cogollos. Hay que almacenar las flores en su tallo en frascos de vidrio herméticos, en un lugar oscuro y seco (como una alacena).

Este frasco debe ser llenado a 3/4 de su capacidad y ser abierto una vez al día por dos semanas para que no fomente hongos.

La razón de este paso es eliminar los residuos de fertilizantes, azúcares y almidones que quedan después del ciclo de vida. Este es el gran final, y como todo lo bueno, importa mucho la paciencia; dejar tus cogollos en frasco por más tiempo mejora tanto el sabor como el olor de estos. Dejarlos en el frasco y con bolsas que mantienen la humedad como las Boveda, mantendrán tus cogollos en excelentes condiciones por meses.

OJO: La caducidad es de 3 meses, después se pierden capacidad psicoactiva.

El objetivo final es pasar de esto:

Banana Mints

A esto:

Felices cosechas y buenos humos.

Fuente de portada: Herb.com