El malviaje

Todos hemos experimentado un “malviaje”, sea cual sea la sustancia que consumimos, cualquier usuario puede (o no) tener un momento de horror, miedo, ansiedad o “pensar que se va a volver loco”. Pero ¿son realmente malas estas experiencias?, Karina Malpica nos explica cómo podrían enseñarnos a mejorar personal y espiritualmente.

Las manifestaciones de un “malviaje” bajo los efectos de sustancias psicoactivas varían. Algunos experimentan angustia, otros gran inquietud; o ataques de ansiedad o de paranoia, sentimientos de profunda, desolación o de que uno se va a volver loco, que a veces nos llevan al pánico absoluto. Normalmente ocurren por un mal manejo del set (las condiciones externas) y el setting (las situaciones internas) o debido a una sobredosis.

Algunos psiconautas que viajan solos, aprenden a navegar por estas emociones recordándoles que todo es temporal y eventualmente, aún lo más terrible, va a pasar y será sólo un recuerdo. Quizá descansen un tiempo de los psicoactivos, pero tratarán de averiguar qué fue lo que salió mal, para evitarlo y volver a subirse a la tabla en busca de la perfecta ola psicoactiva. El haber sobrevivido a más de un “malviaje” otorga herramientas para el autocuidado y el mejor manejo de otra eventualidad.

Por ejemplo: un consumidor experimentado de Cannabis en pleno malviaje puede recordarse a sí mismo que seguramente consumió demasiado THC y es capaz de auto calmarse recordando que nadie se ha muerto por una “palideada”; gracias a esto saldrá lo más airosamente posible de la adversidad intentando dormir, distraerse o comer. 

Con otros psicoactivos es necesario descartar el peligro de una sobredosis letal, en cuyo caso es conveniente recurrir a los servicios médicos. Por eso es aconsejable no viajar en solitario, sino en compañía. 

Darkness Shining Wild, Robert August Master, 2005

Especialmente cuando se consume algo por primera vez, se recomienda la presencia de un cuidador sobrio que pueda reconfortar a la persona, acompañarle y ayudarle hasta que los efectos terminan y se recupera la tranquilidad. ¿Pero qué pasa si el malviaje ocurre DESPUÉS de terminado el viaje?

Robert Masters, escribió un libro al respecto: Darkness shining wild (La oscuridad brillando salvaje, 2005) (1),que según James Oroc, es como la antítesis de Tryptamine Palace (2009). (2) Masters se malviajó severamente después de fumar una sobredosis de 5-MeO-DMT; estuvo casi tres meses sin poder dormir porque sentía que volvía de nuevo a la experiencia que tanto le aterrorizó, y en realidad tardó casi tres años en recuperarse. Pensó que se volvería loco, pero al final se recuperó y encontró sentido a todo lo que tuvo que pasar.

Desde la perspectiva de James Oroc, una completa experiencia con 5-MeO-DMT se asemeja a una experiencia cercana a la muerte y el “ego-mente” puede presionar con estrés físico al cuerpo en un esfuerzo por mantener a la mente anclada en esta realidad. También especula que un desequilibrio orgánico de serotonina quizá pueda estar involucrado en el pequeño porcentaje de personas que tras fumar 5-MeO-DMT tienen problemas para integrar la experiencia y regresar de ella.

Oroc también recurre a la opinión de Stanislav Grof, para quien sólo un pequeño paso nos separa de la experiencia de la “liberación radical”, donde tenemos una sensación de ansiedad inextinguible y un inminente sentido de estar acercándonos a una catástrofe de enormes proporciones. El sentimiento principal es que estamos perdiendo todo lo que conocemos, así como todo lo que somos y all mismo tiempo no tenemos idea de qué habrá del otro lado o de si habrá algún otro lado. “Este miedo es la razón de que en este punto muchas personas se resistan tanto al proceso”. Como resultado de este terror metafísico “pueden permanecer psicológicamente atascados en este problemático territorio por un periodo indefinido de tiempo”. Frente a ello Grof aconseja que la única forma de salir de allí consiste en decidir dejar que ocurra lo peor que estemos teniendo en esos momentos:

(…) Entonces experimentamos una aniquilación total a todos los niveles. Involucra la destrucción física, el desastre emocional, la derrota intelectual y filosófica, el más grande fallo moral, e incluso la condenación espiritual. Durante esta experiencia, todos los puntos de referencia desaparecen, todo lo que es importante y significativo en nuestra vida parece ser despiadadamente destruido. Inmediatamente después de experimentar la aniquilación total -“tocando el fondo cósmico”- somos sobrecogidos por visiones de luz que tienen una radiación supernatural y una belleza que usualmente se perciben como sagradas. (3)

Oroc cree que Masters estuvo a punto de llegar a esta experiencia de liberación total:

(…) Pero el poder y el miedo de su ego-mente fue tan grande que le impidió rendirse y experimentar la aniquilación total que pudo haberle permitido identificar su propia conciencia con la “conciencia cósmica” misma. El resultado es que se quedó “atrapado” en su propio “ego-infierno”, incapaz de identificarse con nada, ni siquiera con él mismo. (2)

Si alguien se encuentra en una situación similar, lo mejor es recurrir a la ayuda profesional de alguien con experiencia en estos temas. En algunos de estos casos sí es aconsejable tomar algún fármaco psiquiátrico para poder “regresar a la realidad”, antes de poder deconstruir lo que ha sucedido y volver a integrar su psique.

Estas temidas experiencias resultan valiosas a los ojos de algunos chamanes y psicoterapeutas que las consideran el preludio ineludible para sanar cuestiones “enterradas en el inconsciente” que necesitan ser liberadas, como el vapor de una olla exprés. Sin embargo, es mejor que esto ocurra en el entorno psicoterapéutico o en el tipo de espacio seguro que ofrecen ciertos chamanes con experiencia en la sanación.

 

Bibliografía:

  1. Masters, Robert A. Darkness Shining Wild, Tehmenos Press, USA, 2009.
  2. Oroc, James, Tryptamine palace, 5-MeO-DMT and the Sonoran Desert Toad, Park Street Press, USA, 2009.
  3. Grof, Stanislav: “Entrada en lo absoluto con 5meodmt”, When the Impossible Happens, Sounds True; USA, 2005.

mind-surf.net/drogas/5meodmt-Sapo-Bufo-Alvarius.htm

plantasmaestras.net/el-mal-viaje-con-psicotropicos/

Portada: Infini Watts

Deja una respuesta