¿La marihuana crea adicción?

el
Categorías: Educación y Cultura

Si bien es cierto que la cannabis no genera la misma adicción o dependencia que otro tipo de sustancias como puede ser el alcohol, no es verdad que su consumo excesivo y prolongado no genere consecuencias. En este artículo te explicaremos todo sobre la cannabis y su dependencia.

Para empezar, hay que definir y considerar tres aspectos diferentes en este tema: la tolerancia, la dependencia y la adicción; estos tres factores son totalmente distintos y muchas personas se confunden o creen que son lo mismo.

Tolerancia

El incremento a la tolerancia es cuando una persona ya no responde ante la cannabis de la misma manera que lo hizo al principio.  Por tanto, para obtener el mismo efecto, es necesario aumentar la dosis.

Dependencia

Se refiere a un estado fisiológico en el que el individuo no es capaz de funcionar normalmente sin usar una sustancia, y que cuándo deja de consumirla padece una serie de reacciones físicas y mentales que se definen como síndrome de abstinencia.

Adicción

A diferencia de la tolerancia o la dependencia, la adicción es una enfermedad del cerebro crónica. Se caracteriza por la necesidad de consumir una sustancia de manera compulsiva.

Hay que tener en cuenta que las personas que son dependientes a una droga o medicamento no son necesariamente adictos. 

Foto extraída de: VnReview

¿Cuándo se puede hacer un problema el consumo de cannabis?

La mayoría de los consumidorxs recreativxs rechazan la idea de que la marihuana puede provocar dependencia fisiológica. Incluso de que sea posible que el cannabis conduzca a ningún tipo de dependencia. Sin embargo, hay estudios que demuestran que los consumidores crónicos aumentan la dosis (porque su tolerancia aumenta) y pueden presentar síntomas de abstinencia.

Entre los síntomas de abstinencia de cannabis, se incluyen la irritabilidad, pérdida de apetito, trastornos del sueño, ansias de consumir cannabis y hasta cambios de humor. Estos síntomas se presentan regularmente los primeros días después de dejar de consumir cannabis y a penas son detectables a finales de la primera semana.

Así que se puede afirmar que la cannabis puede hacer que los consumidores sean adictos o dependientes (la dependencia es lo más común).

Cada persona decide de forma independiente cuánto y cuándo ya es demasiado. Finalmente, algunas personas que consumen cannabis a diario se sienten completamente cómodas con ello. Pero sí existen dudas sobre el consumo propio, hay que buscar ayuda profesional.

¡Buenos humos sobrinxs!