Busca “La Princesa del Ácido” quitar estigmas sobre uso de drogas

Karina Malpica nos presenta el cuento “La Princesa del Ácido”, un cuento que busca cambiar cómo hablamos sobre las drogas entre padres e hijos. Esto es lo que debes saber de esta obra.

Continuar leyendo

 Kykeón, el LSD de los antiguos griegos

Durante 2 mil años, un ritual se convirtió en la base de las creencias de la población de la antigua Grecia: Los Misterios de Eleusis. Durante la celebración, los iniciados consumían el kykeón, un brebaje que muchos teorizan tenía propiedades psicoactivas. Karina Malpica analiza la investigación de Albert Hofmann y Gordon Wasson sobre este misterio sin resolver de la antigüedad y los ingredientes de esta bebida .

Continuar leyendo

¿Qué son las microdosis?

Este libro es una revisión de la investigación del valor terapéutico de las drogas psicodélicas o visionarias, incluye una guía para el uso espiritual (dosis altas), el uso terapéutico (dosis moderadas) y la resolución de problemas (dosis bajas o microdosis).

Su autor, James Fadiman, parte de la idea de que este tipo de drogas y plantas usadas con sabiduría pueden conducir no solo a la curación sino también a epifanías espirituales y avances científicos importantes.

Aprovechando sus más de 40 años de experiencia, comienza por describir las mejores prácticas para lograr viajes sagrados y seguros, desde los beneficios de tener una guía confiable durante una sesión (y cómo ser uno) hasta la importancia del entorno y la intención previa a la sesión. Luego resume los prometedores resultados de las pocas investigaciones en torno a la microdosis y la resolución de problemas. 

El libro incluye extensas citas de personas que están explorando por su cuenta esta forma de administración, que consiste en tomar una décima parte de lo que sería una dosis activa de MDMA, LSD, psilocibina o mezcalina cada tres días durante un mes. 

Dr. Faniman

Por ejemplo un cuadrito de LSD disuelto en agua, podría beberse de décimo en décimo en los días subrayados: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14 , 15 , 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30.

“Recomendaciones:

Adhiérete al protocolo, incluyendo la dosis y los días entre ellas.

Mantén tus patrones normales, especialmente los de trabajo, comida y sueño.

Sé muy discreto con relación a quién se lo dejas saber”.*

Fadiman advierte que para utilizar microdosis es importante seguir las mismas recomendaciones que para el uso de cualquier psicoactivo de este tipo: abstenerte si tienes problemas mentales o de salud física importantes o si estás atravesando por situaciones de crisis o problemas significativos en tu vida.

A las personas saludables y sin problemáticas relevantes que ya están utilizando microdosis, Fadiman les sugiere llevar un diario a fin de anotar las fechas de las tomas y las cosas que hayan experimentado a nivel físico, mental, emocional y específicamente en el área o propósito para el cual deciden utilizarlas, por ejemplo, para aumentar la creatividad o el desempeño laboral.

Madeline, una editora de más de treinta años, que vive en Manhattan, casada y con un hijo de cuatro años, dice: 

“Las subdosis de 10 a 20 microgramos me permiten aumentar mi enfoque, abrir mi corazón y lograr resultados innovadores conservando al mismo tiempo mi rutina. Mientras que una dosis completa requiere que planifique cuidadosamente mi entorno, con una subdosis puedo navegar por todo tipo de logística e interacciones sociales. Me atrevería a decir que mi ingenio, mi tiempo de respuesta y agudeza visual y mental parecen ser mayores de lo normal. Yo utilizo una subdosis aproximadamente seis días cada mes y, a veces más a menudo si estoy absorta en un proyecto que requiere un enfoque extraordinario. Esta ha sido mi práctica por más de diez años y ha facilitado mi éxito trabajando en medios convencionales e independientes, en el gobierno y en docenas de trabajos periodísticos”.*

Por su parte, “Charles”, un experto medioambiental y escritor que vive en Wisconsin con su esposa, dos hijos y tres gatos, comenta lo siguiente:

“El protocolo que seguí me hace tomar una micro-dosis el día 1, luego observar cuidadosamente cualquier efecto residual que se prolongue durante el segundo día, y tomar libre el tercer día libre, para estar de nuevo completamente en la base. Al ir lento, te das la oportunidad de realmente observar que es lo diferente, por qué es diferente y cómo puedes sacar ventaja de ello. El día que estás completamente libre es genial, como un día de reinicio, algo así como despejar el paladar o reiniciar mente / cuerpo”.*

Utilizando entre 8 y 10 microgramos de LSD y dejando pasar dos días entre una toma y otra, dice haber notado un incremento energético, así como una mayor capacidad de apreciación y gratitud por la vida manteniéndose así durante más tiempo. Con relación a su trabajo dice haber experimentado “satoris profesionales” o sea, iluminaciones o insights creativos más frecuentes que antes de microdosificarse:

“Mi medidor de asombro parece estar permanentemente establecido en un umbral ligeramente inferior, de manera que experimento mi vida como más placentera, más poderosa y más efectiva en términos de poder cuidar de mí mismo y contribuir al bienestar de los demás. Es casi como si hubiera nacido para ser así, y ahora puedo ser así de una manera cada vez más consistente, todo gracias a una cantidad asombrosamente pequeña de la sustancia LSD-25. No sé si esto me ayudará a llegar más allá de la marca de los cien años como lo hizo Albert Hofmann, pero estoy bastante seguro de que tendré una forma más interesante, efectiva y alegre de vivir, no importa durante cuánto tiempo”.*

 

* James Fadiman, PhD: The Psychedelic Explorer’s Guide, Park Street Press, 2011.

Más información en: mind-surf.net/microdosis

jamesfadiman.commicrodosingpsychedelics.com

Fuente de portada: Business Insider

 

Estos son los tipos de experiencias con LSD según Stanislav Grof y la Psicología

LSD doorway to the numinous o El LSD puerta hacia lo numinoso es una nueva edición de Realms of the Human Conciousness (Reinos de la conciencia humana), originalmente publicado en 1975.

Su autor, Stanislav Grof fue uno de los primeros psiquiatras voluntarios en la autoinducción de “psicosis temporales” con ácido lisérgico (LSD) que permitieran al terapeuta comprender desde dentro la enfermedad de sus pacientes. Años después, este investigador checo sería cofundador de la Psicología Transpersonal junto con Alan Wats y otros investigadores del Instituto Essalen en California, Estados Unidos.

Stanislav Grof

Tal como asegura la contraportada del libro: “Su investigación fue el ímpetu detrás de una cartografía enormemente ampliada del inconsciente, que incluye dos nuevos reinos aún no reconocidos por los círculos académicos oficiales: el dominio perinatal, que guarda recuerdos de las diversas etapas del nacimiento y el dominio transpersonal que media la identificación experiencial con otras especies y figuras míticas, visita reinos arquetípicos, accede a recuerdos de vidas pasadas y se une al principio creativo cósmico.” *

Grof expone su modelo de la mente humana, el cual planteó tras analizar los expedientes y archivos que recopiló a lo largo de 4 mil experiencias, tanto suyas como de sus pacientes, durante cerca de 20 años de investigación.

De acuerdo a su teoría, aunque la gama de experiencias o estado no ordinarios de conciencia es muy rica, se pueden clasificar en tres categorías básicas:

  • Experiencias biográficas

Se presentan a la conciencia temas emocionales no resueltos del pasado.

  • Experiencias perinatales

Se experimenta el proceso de muerte y renacimiento psicológicos.

  • Experiencias transpersonales

Espirituales, místicas, religiosas, mágicas, parapsicológicas o paranormales.

A su vez, divide las experiencias transpersonales en dos tipos:

  • Experiencias de lo Divino Inmanente

Percepciones de la divina inteligencia expresándose en el mundo de la realidad cotidiana. Toda la creación, personas, plantas, animales y objetos inanimados, parece estar impregnada por la misma esencia cósmica y luz divina. Una persona en dicho estado, de repente se da cuenta que todo lo que contiene el universo es manifestación y expresión de la misma energía cósmica creativa, sintiendo que la separación y los límites son ilusorios.

  • Experiencias de lo Divino Trascendente

No constituyen una percepción distinta de lo ya conocido, sino que revelan un espectro de dimensiones de la realidad que normalmente están ocultas a la conciencia humana y que no tenemos al alcance en el estado de conciencia habitual. Un ejemplo típico sería la visión de Dios como radiante fuente de luz de belleza sobrenatural o una sensación de fusión personal e identidad con el Dios percibido de este modo. 

Las visiones de distintos seres arquetípicos, como deidades, demonios, héroes legendarios y espíritus guías, pertenecen también a esta categoría. Otras experiencias no sólo incluyen entidades sobrehumanas individuales sino ámbitos mitológicos completos, como cielos, infiernos y purgatorios, o varios escenarios y paisajes distintos a todo lo conocido en la Tierra.

Cuenta Grof que en un principio no estaba preparado para observar dichos fenómenos en una sesión psicoterapéutica, pues además de carecer de un marco teórico de referencia en el cual encuadrarlas, la intensidad de las manifestaciones psicológicas y emocionales de dichos estados le resultaba sobrecogedora, pues muchos de sus aspectos amenazaban con socavar su visión del mundo.

Sin embargo, a medida que aumentó su experiencia y familiaridad con dichos fenómenos, se le hizo evidente que eran manifestaciones naturales de la psique humana, pues su aparición posterior a los recuerdos biográficos de la niñez, recuerdos que la psicoterapia tradicional considera deseables y terapéuticos, resultaba una secuencia igual de natural. Le parecía muy artificioso y arbitrario considerar que lo que seguía fluyendo de la psique tras los recuerdos de la infancia, fuese un proceso patológico. 

Además encontró que cuando a dichas experiencias se les permitía seguir su curso natural, los resultados terapéuticos trascenden todo lo que había visto hasta la fecha, ya que síntomas complejos que habían resistido meses o incluso años de tratamiento convencional, a veces desaparecían tras experiencias que los pacientes describían como recuerdos de vidas anteriores, sensaciones de unión cósmica, o secuencias de muerte y renacimiento psicológicos.

Dice Grof que a pesar de que el estado de la pérdida del ego y cualquier otra sensación física o psicológica es invariablemente transitoria, la gente que lo experimenta puede creer que será permanente y resistirse a la experiencia. A su entender, las experiencias transpersonales fallidas o incompletas invariablemente tienen por origen algún tipo de miedo: a lo desconocido, a perder el control, a las sensaciones de tipo físico, a la sensación de experimentar la “locura”, a afrontar la muerte simbólica, a disolverse en la nada…

Ante esto sugiere que cualquier persona dentro de un contexto terapéutico adecuado puede llegar a abandonar sus miedos mediante información y preparación suficiente.

 Stanislav Grof (2009), LSD doorway to the numinous, Park Street Press.

Más información acerca de este tema en: www.mind-surf.net/drogas/mapas.htm